Oportunidades que no se pueden dejar escapar

Me ha llamado la atención el hecho de ver a tanta gente de vacaciones, cada día oímos quejarse a un montón de gente porque no puede llegar a fin de mes, y te das cuenta que los hoteles están hasta la bandera, y en la playa es imposible poder encontrar un hueco libre para poner tu sombrilla. ¿Qué está pasando realmente? Acabamos de volver y la verdad que las carreteras van infectadas de coches que están deseando llegar a su destino, evidentemente te das cuenta que España tan mal no debe estar ya que los precios de los hoteles se disparan en estas fechas y con sueldos normales son imposibles de pagar. Es entonces cuando me ha dado por reflexionar, y echar un vistazo a mi alrededor, y mi pregunta es muy sencilla, ¿cómo lo hacen? He llegado a la conclusión de que tal vez la clave esté en muchas empresas que lo ponen todo mucho más fácil, los hoteles por ejemplo cogiéndolos con tiempo hacen un generosos descuento que se nota bastante y como ellos cientos de empresas que ayudan a que el consumidor pueda vivir un poco mejor.

Por ejemplo ya estamos casi a mediados de agosto, la vuelta al cole está casi al llegar y son muchos los padres que deben preparar una gran cantidad de dinero para hacer frente a esos grandes gastos que los ahogan, evidentemente te das cuenta que junto a esos gastos se suman los de las vacaciones, porque no solo hablamos de pagar el hotel, sino de que se necesita dinero para salir los días que pasemos. Y claro las cuentas no es que salgan sino más bien que falta dinero, evidentemente el secreto se encuentra en buscar sitios como http://www.selfpaper.com un sitio en el que poder comprar todo lo necesario para la vuelta al cole y a su vez que sobre dinero para poder darnos el gusto de unos días de vacaciones. Por supuesto que no podía ser de otra manera, nos damos cuenta que muchas empresas ponen de su parte para que muchas de las familias de este país se puedan dar el gusto de pasar unos días tranquilos de descanso, y es así como he llegado a la conclusión de que la crisis sigue aún algo presente pero que con todos a una es posible seguir viviendo con total normalidad sin privarnos de lo que nos gusta.

No saber lo que se tiene hasta que te mudas

Con el título de hoy seguro que más de una persona se siente identificada, por lo general hasta que no se hace una mudanza completa no se sabe muy bien lo que se tiene en casa. Y es justo lo que me ha pasado a mí, hemos decidido mudarnos, en esta ciudad creemos que hemos completado el ciclo y nada tiene ya para ofrecernos. Cuando el trabajo anda mal o no estás motivado o simplemente no vas a gusto es tontería conservarlo, lo mejor es buscar el sitio en el que se quiere florecer y echar raíces, sobre todo cuando no se tiene hijos tan solo a tu pareja. Por supuesto antes de dar el primer paso nos aseguramos que ya tenemos un trabajo, no vamos dando tumbos, ahora con el buen tiempo son muchas las ciudades de costa en las que en un hotel, restaurante o incluso gasolineras puedes encontrar un puesto de trabajo. Es verdad que ya no pagan lo que antes y que debemos conformarnos con lo que nos ofrecen pero es la realidad que nos toca vivir y o lo cogemos o lo dejamos.

Es así como empezamos a recoger nuestras cosas, además es curioso porque hasta yo misma me asombro no es la primera vez que me mudo y veo como en poco tiempo he podido recuperar muchas de las cosas que dejé en mi otra casa. Me refiero a que fueron muchas las cosas que tenía guardadas y no usábamos, un montón de regalos de boda que solo había puesto en funcionamiento una vez, cosas que mi marido había comprado y todavía me pregunto por qué, y así un sinfín de trastos que para nada me servían y que estaban ocupando un sitio que seguro que me hacía falta. Pues a  pesar de haber jurado que no me pasaría más he caído en la trampa de nuevo, porque ahora que recojo nuestras cosas me doy cuenta que he comprado demasiado, esta vez tienen mucho menos tiempo, hay cosas hasta sin usar pero sé que como me lo lleve van a continuar así, por lo que voy a comprar unas cajas en esta web y las llevaré a cualquier iglesia o incluso a caritas, seguro que allí encuentran a alguien que le dé mucho más uso que yo y puedan aprovecharlas al máximo, y yo espero no volver a comprar nada completamente innecesario.